Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer un poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


¿ POR QUÉ CUALQUIER SITUACIÓN ME DA TIMIDEZ?
Dra. Roma Bettoni

No te voy a dar una definición de timidez, porque tú que la sientes sabes bien a qué me estoy refiriendo. Además, al ser una emoción que te invade en diferentes situaciones, no podría definirla sino describirla. ¿Acaso podrías definir lo que sientes cuando te golpeas un dedo? No, claro. Podrás decir es un dolor así, es un dolor de este otro modo: arde, duele, pica, molesta...pero de definición, nada.
Esto sucede con todas las emociones y la timidez no es una excepción.

Por lo tanto podemos describir que lo primero que le sucede a una persona tímida cuando se enfrenta a algunas situaciones, son desencadenantes físicos: el corazón late con más fuerza, el rostro se pone enrojecido, las manos transpiran y el cuerpo todo parece reaccionar.

Pero hay más manifestaciones físicas. Algunas personas no hablan, hablan poco o todo lo contrario, hablan por demás, sin pensar demasiado lo que están diciendo, puede llegar a tartamudear. Conforme la ansiedad aumenta el pensamiento se vuelve confuso y se dicen palabras o conceptos que no son los deseados. No piensa con claridad y cuando se ve obligado a hacerlo, su mente se pone "en blanco".
La timidez encierra un temor a enfrentar situaciones o personas. Nadie se siente tímido frente a una situación agradable. Es el temor que paraliza. Enfrentar una persona o pensar en ello puede hacer temblar a una persona.
Evitar nuevos encuentros vuelve al tímido huraño, retraído, temeroso de cualquier encuentro o cambio.
Las personas que padecen timidez pueden llegar a no hacer amigos, a permitir que los avasallen sin defender sus derechos, a no expresar jamás sus opiniones por temor a ser juzgados o a cometer un error.
Si bien el tema no se agota en este tratamiento, podemos clasificarlos en dos categorías: los que son tímidos siempre y cualquier circunstancia que los enfrente a otros les genera malestar, y los que son tímidos frente a determinadas personas específicamente o sometidos a situaciones bien precisas. Ejemplo de esta última son los que temen hablar en público, hablar por teléfono, dar una clase, tener situaciones de intimidad. Puede serlo sólo con el sexo opuesto o con ambos. Puede serlo con desconocidos o con aquellos a quienes conoce pero considera superior a él.
En ambos casos se trata de una falta de seguridad, dada por un desmerecimiento de los propios valores y una exaltación de los ajenos.
De todas formas debe tomarse en cuenta que cada timidez es distinta y que tú debes tratar de superar la tuya, sin comparar con la de tu amigo o con los rasgos más o menos pronunciados que leíste en un manual. La timidez no desaparece sola, debes tomar el compromiso de ponerte en acción para hacer que las vayas venciendo. Debes asumir la tarea de lograr un cambio en cinco aspectos:
1. en el modo que piensas de ti mismo
2. en el modo en que piensas sobre tu timidez
3. en tus acciones y maneras de comportarte
4. en la forma que crees los demás te juzgan
5. en la forma que la sociedad influye en ti
Para lograr todo esto debes tener en cuenta que todo lo que has creado con tu mente lo puedes cambiar de la misma forma. Debes saber que la timidez se basa en el temor subconsciente a cometer errores, pero quien teme equivocarse es el ego. Tu espíritu no teme equivocarse. Debes, vencer por lo tanto al ego, al cual tampoco le gusta ser rechazado o humillado. Si buscas en lo profundo de tu interior hallarás un ser espiritual perfecto, que no se paraliza por el juicio de los demás. Deberás ponerte en acción de a poco y lentamente pero sin perder el ritmo. Si lo que te invalida socialmente es hablar con desconocidos, comenzarás cada semana por establecer un diálogo con alguien a quien no conozcas: por ejemplo en una tienda, un bar, preguntarás por una dirección a alguien en la calle, por un precio en la cola del supermercado. Finalmente, debes vencer el ego de creer que todo el mundo está preocupado por ti. Te sorprenderá saber que cada uno está más preocupado por sí mismo que por ti. Los demás también son puro ego. Para ellos más importantes que el tuyo.
Puedes hacer algún ejercicio de imaginación entre los que te aconsejo verte con los ojos de tu mente en una situación en la cual debas defenderte y para ello deberás resaltar todas tus virtudes frente a los demás. Te desafío a que veas cuántas posees.
En todos los casos viene muy bien recordar situaciones en las que lograste superar el estrés de lo nuevo, a pesar de la timidez.