Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


¿QUIÉN TIENE LO QUE NOS HACE FALTA PARA SER FELICES?
Dra. Roma Bettoni

Muchas veces sentimos que nos falta algo, poquito pero algo para la felicidad. Creemos que la felicidad es la meta, el fin sin darnos cuenta que en el camino para conseguirla vamos dejando parte de la vida, de la alegría y seguramente la esperanza.
¿Por qué nunca se puede estar tranquilo?.Cuando tu vida afectiva está bien, te parece que la economía podía estar mejor. Cuando te va muy bien en los estudios o en el trabajo tal vez podrías mejorar la vida familiar. Siempre parece que nos falta un centavo para completar un peso.
Muchas veces todo parece rodar tan bien que nos buscamos los problemas y comenzamos a ver fantasmas donde no los hay. Nos preguntamos ¿cómo podrá ponerle más pasión a esta relación? ¿tal vez deba cambiar de carrera? ¿ mudarme?.

Muchos son los campos donde transitar los cambios innecesarios. Los problemas parecen aparecer cuando no tenemos problemas. Te acerco un cuento de "Cuentos para pensar" de Jorge Bucay. Había una vez un Rey muy triste que tenía un sirviente que era muy feliz.
Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar al rey cantando y tarareando alegres canciones de juglares. Una gran sonrisa se dibujaba en su cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre.
Un día el rey lo mandó llamar. Le preguntó cuál era el secreto de tanta felicidad. El sirviente contestó que no tenía secretos. El rey se puso malo porque creía que lo estaba engañando. Lo amenazó con cortarle la cabeza si no le contaba el secreto.
El paje respondió:
No tengo razones para estar triste. Su alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa e hijos viviendo en la casa que la corte nos ha asignado. Somos vestidos y alimentados y algunas veces su alteza me honra dándome algunas monedas de oro para hacernos algún gusto ¿cómo podría no estar feliz?
El rey le respondió que nadie podía ser feliz por esas razones. El rey quedó como loco. No conseguía explicarse cómo un paje estaba feliz viviendo de prestado, comiendo las sobras.
Cuando se calmó mandó llamar a un sabio del palacio para preguntarle por qué sería el paje tan feliz.
El sabio le respondió que porque estaba fuera del círculo del 99. Para demostrárselo le propuso hacer entrar al paje en el círculo del 99. Si le damos la oportunidad él entrará solito, le contestó. Esa misma noche se prepararon para iniciar la experiencia y pusieron en una bolsa de cuero 99 monedas de oro las cuales dejaron en la puerta de la casa del feliz paje. Junto a la bolsa dejaron una nota que decía: Este tesoro es tuyo por ser un hombre de bien. Disfrútalo y no le cuentes a nadie cómo lo obtuviste.
El paje lo encontró, leyó la nota y entró rápidamente la bolsa con las monedas.
Tiró el contenido de la bolsa sobre la mesa y comenzó a contar las monedas. Sus ojos no podían creer lo que veían.
El paje las tocaba, las amontonaba, las acariciaba. Nunca había visto tantas monedas de oro.
Así jugando, jugando, empezó a hacer pilas de 10 monedas. 10,20,30... así hasta que formó la última pila sólo con 9 monedas!!!

Siguiente >>>