Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


ESPERANDO EL AMOR
Dra. Roma Bettoni

De alguna manera, en algún lugar de ti sabes que esta relación que tienes hoy no será la mejor y ni la más importante de tu vida. O que todo lo que aspiras de una relación y de una persona se hará realidad en poco tiempo.
Sin embargo, la pregunta es ¿ qué haces mientras tanto? Hay algo extraño en el amor; te encuentra en cualquier lugar, te toma de sorpresa, te desarma, te rodea con sus brazos y te atrapa para siempre. O no, pero al nacer no sabes cuánto durará. En el comienzo siempre es para toda la vida.

Muchas veces, lamentablemente, no lo reconocemos cuando aparece. Porque no siempre tiene la imagen que esperamos ni aparece donde lo estamos buscando.

Raramente sabemos cuando ocurre que estamos recibiendo una bendición. Es objeto de desplantes, de indiferencia, de tretas, de malosentendidos, de silencio. De todo menos de lo que él espera: ser reconocido y alabado. Cuando pasa el tiempo y reconoces que ése es el amor, cuentas la historia de cómo llegó a tu vida llena de adornos y detalles como para compensar la desatención del comienzo.

Cuando él te conoció, cuando tú la conociste nada hacía sospechar una amor tan fuerte; tu comentario tonto e imperdonable, su sonrisa cómplice y burlona. Ya no recuerdas cómo fue; ya no puedes repasar quién habló primero ni cómo sucedió. Simplemente sucedió y así fue que comenzó la historia de amor que los tuvo unidos por tantos años, que los tiene unidos todavía, mucho más allá de en qué plano se encuentran hoy ambos.
Cuando películas, novelas relatan historias de este tipo: ella lo vio y su cuerpo supo que era él; él la vio y comentó algo absurdo para que no se fuera, le preguntó si podía volver a verla... Y así comienza el amor.

Pero mientras que llega este momento puedes estar envuelto en una relación monótona y desagradable o estar solo y sentir, en profundidad, y con dolor esa soledad. Muchas veces te portas indignamente esperando que sea tu pareja quien tome la iniciativa, que sea la otra parte quien diga: esto no va más. Así el otro carga con toda la culpa y tú tan campante. Las indirectas se cruzan, las frases hieren y cada uno piensa en la forma de soltar amarras y conocer "el amor maravilloso de las películas".
La vida sería mucho más sencilla si cuando vemos el primer signo de alerta pudiéramos poner las cosas en claro; si cuando vemos la primera alerta pudiéramos actuar delicadamente como cada uno de nosotros y sobre todo el amor vivido y por vivir merecen.
Pero raramente los seres humanos actúan así. Generalmente las rabias se convierten en cólera, las heridas en profundas cicatrices, las discusiones en luchas encarnizadas.
Si logramos mantener intacto el amor por uno mismo y por el prójimo, podremos salir de la relación sin heridas. Porque en la vida todo está relacionado directa o indirectamente con el amor. El amor es el único significado de la vida. Por él nacemos, vivimos y morimos.
En el error creemos que es necesario renunciar a alguna cosa para obtener otra. Será preciso renunciar a nuestra personalidad, nuestra libertad, nuestro programa de televisión favorito, nuestros objetivos personales o hasta a nuestro dinero para vivir el amor.

¡Qué error!
No entendemos que la verdadera expresión del amor nos brindará más, es la multiplicación de lo que somos y de lo que tenemos. El verdadero amor nos dará más de lo que somos, de lo que hacemos, de lo que creemos y de lo que tenemos.

Siguiente >>>