Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


ENVEJECEMOS COMO VIVIMOS
Dra. Roma Bettoni

El secreto para encontrar la clave de una ancianidad digna y feliz, está en la vida que hemos protagonizado antes. La vejez no cambia el guión de nuestra vida pero es un capítulo más. Nunca es tarde para empezar a reflexionar.

Hace muchos años dijo Platón: "Cabellos blancos, argumento son de edad y no de prudencia". En esa época en que se respetaba mucho la ancianidad pero se tenían menos medios para alcanzarla, ya se pensaba que vejez y sabiduría no son lo mismo. Hasta hace poco se asociaba vejez con decrepitud, soledad y la certeza de un mañana gris. Pero hoy Gracias a Dios, las cosas han cambiado.

Vejez ya no solamente no es decrepitud sino que es sinónimo de paseos, excursiones, sabiduría, consejos, tiempo libre bien aprovechado. Claro, hay excepciones.

Hay que luchar hoy día con la idea de que no debemos envejecer y se ha hecho un culto exagerado a la juventud. De todas formas entre la juventud y la ancianidad sólo hay tiempo y salud. Sólo tiempo y salud se requieren para envejecer. Esto deberían saberlo los jóvenes soberbios que hacen de esa condición un privilegio.
Lo cierto es que se ha creado una imagen de la ancianidad como si fuera una clase al margen del resto de los mortales. No en sentido generalizado, pero existe.
La existencia humana transcurre como un río en el que cada época tiene obstáculos que resaltar más o menos, pero las cosas no cambian tanto, como se cree. Si uno vive lo bastante comprometido como para merecer existir, si uno camina por la vida prestando atención a la vida, como para estar apegado a ella, incluso cuando se ha perdido parte de la energía vital, la vejez no es más que la continuidad de la vida con algún cambio físico o mental. El espíritu, por su parte, sólo se enriquece a medida que pasan los años. Debe tenerse en cuenta que la vejez bien entendida, como la acumulación de años, pero no la decrepitud, nos pone en una situación ventajosa: se posee experiencia, salud, conocimiento y riqueza espiritual.
Envejecemos como vivimos. En la vida no hay rupturas abruptas por el hecho de llegar a una u otra edad: sólo la amplificación de alguna de las partes de lo que siempre hemos sido. En la juventud hay una explosión hormonal que nos hace pensar mucho, si no siempre, en el sexo y en la tensión por llegar a ser; a mitad de la vida se acentúa la conservación de lo que vamos obteniendo y el deseo de hallar el verdadero sentido de la vida; durante la vejez se acentúa la reflexión y también la certeza de que hay que aprovechar el tiempo. Pero no por ello se apagan la sexualidad, ni las ilusiones ni las ganas de vivir si antes se han tenido.
Lo mejor es ser uno mismo todo el tiempo y no dejarse engañar por las falsas etiquetas que llegan de afuera.