Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


23 CLAVES PARA ORGANIZAR LA VIDA Y EL TRABAJO

Dra. Roma Bettoni

Mucha gente vive abrumada por el peso de las responsabilidades y jamás tiene tiempo para sí más que para quejarse. Son las personas que al final del día se preguntan en qué se les ha ido el tiempo. Sólo en correr de un lado para otro o en acumular estrés que luego los enfermará.

La primera medida será dejar el traje de Mujer Maravilla o Superman en el primer mostrador disponible o tal vez casilla de teléfono; lo mejor sería en el placard para siempre.

Luego hay que estudiar por qué nos hemos sumido en esa desorganización; qué hemos perdido o ganado por el camino.
En tercer lugar debemos definir el tipo, el estilo de vida que deseamos llevar para aprender en consecuencia a seleccionar las tareas diarias.

1. Elabora un plan de trabajo. Lamentablemente si no tienes las cosas claras mal podrás organizarte. Si no sabes hacia dónde vas cómo pretendes llegar. Si no tienes objetivos claros va siendo momento de establecerlos por escrito y estudiarlos detenidamente.
2. Confecciona una rutina de actividades. Después de haber determinado tus objetivos establece el saluda hábito de la planificación. Escribe, si es posible en una agenda, todo lo que desees y debas hacer durante un día, una semana y si te animas un mes. El año que comienza es un estupenda oportunidad para comenzar con una flamante agenda que podrás encontrar de todos los tamaños y diseños. Diariamente echa un vistazo a los quehaceres pautados para el día y la semana a los efectos de actualizar lo que queda por hacer y lo que se puede dar por finalizado. Esto te dará un panorama de las horas comprometidas y las que te quedan libres.
3. Estudia en qué se te va el tiempo. Observa de qué manera se te escurren los minutos que conforman horas de entre los dedos. Siempre hay tareas prioritarias y otras descartables.
4. Identifica los factores personales que te hacen perder tiempo. Generalmente tienen que ver con defectos de organización o de inconstancia, por ejemplo dejar un trabajo a medio hacer para tomar otro y al final no terminar ninguno, desorden en los papeles, los muebles, obsesión desmedida por la perfección, entre muchos otros.
5. Focaliza tu atención. No desperdicies voluntad y energía en minúsculos problemas cotidianos que pueden resolver otros. Aprende a delegar: tus colaboradores del trabajo pueden hacer muchas más cosas de las que les mandas; tus hijos pueden vestirse solos, desayunar, hacer mandados, etc.
6. Aprende a decir "no" sin culpas. Para lograrlo deberás aprender a escuchar para distinguir entre cuándo decir si o no. Frente a un pedido inconveniente pronuncia el temido "no" sin culpas, explicando los motivos y ofreciendo, si cabe, algunas alternativas.
7. Controla las interrupciones. Después de ser interrumpido retomar la tarea se hace difícil y nunca será con la misma energía ni concentración. Enseña a los que te rodean a respetar tu tiempo laboral.
8. Procura moverte en un medio agradable. Se trate de un trabajo o una familia, la gente rinde más y se siente mejor cuando se encuentra en un ambiente amigable y colaborador. Muchas veces el apoyo mutuo depende de nosotros.
9. Busca con quien compartir tu tiempo libre. Los amigos confiables y entretenidos son una necesidad. Busca amigos nuevos o viejos para compartir hobbys, experiencias u otras actividades. Ofrece a cambio reciprocidad.
10. Fomenta en tu vida el perdón, la esperanza y la tolerancia. El apoyo espiritual de este tipo reduce el estrés y las posibilidades de caer enfermo. No hay nada tan grave que no merezca ser perdonado, tolerado o ignorado.
11. Búscate una mascota. Son excelentes compañeros, no piden nadan y dan mucho. Se conforman con lo que les brinden, no exigen y son una compañía indiscutible. Te ayudan sin saber a vivir más y mejor.
12. Busca momentos largos de descanso. Una mente descansada acompañada de un físico descansado ofrece la garantía de una creatividad inusitada. Muchas veces nos empeñamos en terminar contra reloj un trabajo cuando posiblemente saldría mejor si nos tomáramos un descanso y luego lo retomáramos cuando estemos más frescos.
13. Intenta vivir en una cuidad, barrio y casa que sean de tu agrado. El lugar donde vivas tiene que darte calma y placer. Si te peleas con tus vecinos, te resultan bochincheros, te queda lejos de todos lados, te parece muy grande o muy chico, te invadirán sentimientos de rencor, temor e incertidumbre con los cuales es muy difícil rendir en los demás aspectos. Si te gusta el campo y en cambio vives en una gran ciudad estarás contrariado todos los días y la inversión de energía que hagas será mucho mayor. Si no te puedes mudar, sí podrás evitar lo que no te guste como por ejemplo el trato con tus desconsiderados vecinos. Pero con esto ten cuidado porque es muy bueno llevarse bien con los vecinos: son ellos los primero que recurren en caso de accidentes o necesidad, ellos son los que luego llaman a la familia.
14. Controla el uso del teléfono. Se encuentra entre los mayores irritantes. Una llamada telefónica puede interrumpir, dar malas noticias, desconcentrar o forzar una respuesta a lago que hubiera sido mejor meditar. Es una herramienta muy útil pero si se la usa con moderación. Una de las mejores maneras de dosificar el uso del teléfono es usar un contestador automático y un fax. Podrás contestar cuando te quede cómodo y luego de pensar la respuesta.
15. Utiliza los traslados de manera creativa. Cuando no tienes más remedio que trasladarte todos los días por un lapso prolongado lo mejor es utilizar los medios masivo de transporte porque te permiten usar el tiempo para leer, escuchar música, meditar. Si lo tomas como un castigo o manejar todos los días, las distancias terminan por agotarte.
16. Cuida tus finanzas. Más allá de tus ingresos, la manera en que los uses puede salvarte o contribuir a hundirte. El dinero tiene como principal valor el que te proporciona opciones. Pero el mero hecho de acumular dinero causa mucho estrés por conservarlo, cuidarlo y multiplicarlo. Piensa un poco cuánto tiempo y energía desperdicias estudiando las formas de obtener un dinero que no podrás usar o en cuidar el que ya tienes. El dinero no es malo contrariamente a los que nos han enseñado, todo depende del uso que se le dé.
17. Procura dormir bien. Si te sientes descansado podrás aprovechar mejor el tiempo y la vida. Nada desorganiza más que andar como un sonámbulo durante el día, cometiendo errores, solamente deseando que llegue la noche para volver a dormir. Deja las fiestas y las trasnochadas para los días en que no trabajes.
18. Sé siempre "proactivo". Esto significa que busques la acción no que solamente te limites a reaccionar. Sal al camino de las posibilidades; produce tus propios proyectos, sé tu propio patrón.
19. No te quedes anclado en el pasado. Esto genera culpa que limita la energía y la claridad mental. Piensa en los reveses del pasado como oportunidades para crecer.
20. Sé comunicativo. Una buena conversación a tiempo ahorra energía y malos entendidos. Algunas personas van con una mochila muy pesada de quejas en la espalda. Las personas francas hablan desde sus emociones y propio punto de vista, ayudan a los demás a superarse y se mantienen comunicados.
21. Evita la rigidez. La adaptabilidad es esencial para vivir en este mundo tan cambiante. Una cualidad emparentada es la elasticidad que te permitirá absorber los choques y los baches a los que te someta la vida sin atascarte en ellos.
22. No a la cólera. Los ataques de cólera llevan mucho tiempo y energía. Si realmente quieres prosperar y ser organizado no pierdas el tiempo en ataques de rabia, sobrevuela esos problemas y dedícate a pensar cómo podrás evitar ese daño la próxima vez.
23. Honra un sistema de valores. Esto es la base necesaria para asumir el control de la vida. Si tus valores no son claros o cambian constantemente no podrás hallar la dirección de tu vida. Los valores ayudan a guiar tu toma de decisiones y a ordenar tus prioridades.