Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


BENDECIR LA COMIDA
Dra. Roma Bettoni

A muchos de nosotros nos enseñaron cuando éramos pequeños a orar, rezar decíamos entonces, en dos momentos del día bien precisos: al acostarnos, que para ello estaba de ángel de la guarda cuidándonos todo el día y al almorzar, para agradecer el alimento que teníamos delante.
Con la edad adulta esta práctica para muchos se ha ido perdiendo.
Es un buen momento para recuperarla, quizás ampliando ahora el sentido.
Tener comida en la mesa es una auténtica bendición y nuestra vida puede cambiar profundamente al sentir esa gratitud y expresarla.
Decir una oración personal cuando comemos algo, en silencio o en voz alta, nos ayudará a concentrarnos en el presente y tendrá un gran efecto sobre la forma en que recibiremos esa comida y la asimilemos.

Reconociendo la bendición de la comida reconocemos, también, nuestra propia bendición, nuestra capacidad para alimentar a otros seres y a nosotros mismos. Pero además, nuestra bendición alcanzará a todos los que han intervenido en el proceso que hizo posible que la comida esté allí.
Imagina cuánta gente y esfuerzo fueron necesarios para que estés comiendo tú ahora. Allí aparece el que cultivó la lechuga que ahora comes, quien la cuidó con esmero y cosechó, el que la trasladó a tu ciudad y la vendió, el que la compró para que finalmente tú la encontraras en donde te aprovisionas habitualmente. Así con todos los alimentos. Figúrate cuántos más intervienen si se trata de un producto importado. Es casi una cadena infinita.
La oración funciona cualquiera sea tu creencia o tu no creencia.
Es que no tiene nada que ver con la religión si tú no quieres.
Busca, entonces, palabras que reflejen tu sentir. Puede ser simplemente: "amén" "que así sea" "que todo sea para bien". O puedes especificar tu agradecimiento detallando lo feliz que te encuentras de tener esa comida delante y extendiendo esa felicidad a todo aquel que intervino en esa cadena.
La gratitud, como te dije en otras oportunidades, es vivir en estado de gracia, es apreciar todo lo que tenemos y lo que no, todo lo que nos gusta y lo que no. Es vivir agradeciendo los dones que te bendicen.
Debes diferenciar agradecimiento de gratitud. Mientras que el primero es un acto que hasta puede ser aislado, la segunda es un estado permanente del alma.
Antes de las comidas puede ser beneficioso complementar la bendición con algún otro acto como por ejemplo apagar la televisión o la radio y comer en compañía de la familia o los amigos. La comida es una muy buena excusa para dialogar con los tuyos, si no le temes al diálogo. Puedes observar cuánta gente almuerza o cena pendiente de la televisión moviendo los ojos del plato a la pantalla, sin convertir ese acto en algo sagrado como debería ser. Hasta los dietista aconsejan comer sin mirar televisión para que la sensación de satisfacción no se distraiga con la imagen. Ni qué hablar cuando en lugar de comer en paz, lo haces leyendo, para sentirte acompañado. La comida merece ser tratada de manera mucho más considerada a lo que hoy día lo haces.
Hay muchas culturas que festejan todo comiendo y la nuestra es una de ellas. Tratemos de revertir el significado de esta costumbre y además del pretexto que puede ser reunirnos, busquemos compartir el alimento como un símbolo de la abundancia y el festejo.
Si disfrutas de la comida. Ésta te alimentará y te hará feliz.
Comer con atención es como hacerlo de manera abierta y aprovechable. Es estar abierto a la comida y a nuestros sentimientos y estados de ánimo. Es alimentar el cuerpo y el alma. Es hacer partícipe de tu alimento a todos los amablemente participaron en ella.
Es posible que esta práctica tan olvidada te dé un poco de vergüenza. Comienza haciéndolo en silencio, para tu interior y luego lentamente cuando te sientas más fuerte podrás hacerlo en voz alta, con la participación de todos los que compartan tu mesa.