Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


¿ QUE ESTAS HACIENDO PARA LOGRAR LO QUE DESEAS ?



Dra. Roma Bettoni

Si te haces sinceramente esta pregunta con seguridad te llevarás una sorpresa con la respuesta. Es que, la mayoría de nosotros está muy convencidao de que está haciendo todo lo que le es posible para lograr sus metas y el resto tiene claro que no está haciendo nada.


¿En qué grupo te ubicas tú?


Pues te digo que nadie puede dar una respuesta absoluta, entre otras cosas porque tu accionar puede no ser parejo y puedes no estar dedicado sólo a obtener lo que deseas o por el contrario tampoco tu abandono puede ser tal que no hagas nada por ti.

La regla número uno para ser una persona que obtiene todo lo que se propone, es saber exactamente hacia dónde quiere encaminar sus pasos.






Parece, también, muy sencillo pero mucha gente inmersa en la rutina del trabajo, la casa, la pareja o la falta de ella, los amigos, los parientes y tantas otras cosas, no tiene tiempo de sentarse tranquilamente y descifrar qué hay en su cabecita para luego llevarlo a la práctica.
La consecuencia inmediata de esta desorientación es negarla y quejarse de todo y de todos, pero sobre todo de la mala suerte que la rodea.
El quejismo, por desgracia es uno de los deportes más practicados en los últimos tiempos, pero éste en lugar de motivar al movimiento y a la inteligencia como el resto de los deportes que practicamos, lleva exactamente al resultado contrario. Allí te encuentras sumido en una profunda depresión, triste, solitario (que no es lo mismo que solo), envuelta en las tinieblas de la desorientación.
Por lo tanto te propongo un ejercicio que te ayudará a aclarar tus ideas y si lo tomas con seriedad, hasta te señalará lo que debes hacer para lograr lo que deseas.
En principio piensa y si es posible escribe cómo definirías a tu suerte hoy día. Te doy algunas respuestas que puedes tomar como tuyas: esquiva, mala, buena, negra, inexistente...
A renglón seguido pregúntate cómo definirías tu vida en este momento. También te doy algunas posibles respuestas para ir aclarando tus ideas: feliz, angustiada, solitaria, compleja, pobre, rica, exitosa, acompañada, fracasada... busca tus propias palabras para definir tu vida.
Seguimos con el próximo paso y analiza cuáles son los factores que están influyendo en tu vida en este momento, por ejemplo: mala suerte, medidas del gobierno, decisión de otra persona que te dejó, decisión de otra persona que no te deja ser como quieres, buena suerte, buenas relaciones, ser positivo y saber cómo pensar y qué hacer, tienes gran apoyo de tu familia y allegados, tienes buena salud, estás enfermo hace tiempo y te cuesta recuperarte... hay millones de posibilidades más, éstas son simplemente algunas para orientarte.
Intenta definir ahora con pocas palabras, si es posible una para cada pregunta cómo es: tu estado interior, tu familia y tus relaciones importantes, tu vida laboral, tu estado espiritual y tu entrega a los otros y finalmente qué le faltaría a tu vida o a tu forma de vivir.
Aunque te parezca mentira de estas simples preguntas surge qué estás haciendo tú para lograr lo que deseas, porque en principio te obligaron, si las respondiste con sinceridad, a definir lo que quieres de la vida y qué te falta o te sobra en ella.
Muchas respuestas están vinculadas a la suerte y oh! Sorpresa ¿sabes qué es la suerte? Es el encadenamiento de los hechos que produce resultados. Pero la suerte como buena, mala, proviniendo de algo aleatorio, del azar o de la casualidad NO EXISTE.
No podemos creer que el encadenamiento de los hechos sea casual sino causal. Parece un juego de palabras pero si vas de nuevo a las respuestas que diste a las preguntas que te hice al principio, verás con absoluta claridad que no hay allí nada de casualidad.
Por ejemplo si contestaste que tu vida en este momento es "solitaria", pregúntate por qué y qué estás haciendo tú para terminar con esta situación. Posiblemente sólo quejarte, culpar a los otros por ello, quizás sólo dejar que te llamen por teléfono los otros y tú sin molestarte; a lo mejor pensando en el príncipe azul que te abandonó cabalgando en su corcel blanco o en la princesa con la cual te casaste y que ahora de princesa no tiene nada y no estás viendo a alguien más cerca y más real que está verdaderamente interesado en ti y te valora como realmente eres.
Si contestaste que tu vida es "compleja" ¿no se te habrá ido la mano en querer controlarlo todo? ¿No estarás abarcando demasiado? ¿No será que ves problemas donde solamente hay situaciones a resolver con mente fría?
Si dijiste "fracasada", ¿ te pusiste a pensar lo que es el fracaso realmente? Directamente no existe. Si pusiste todo tu esfuerzo y tu buena onda en algo que no salió como lo esperabas, lo que ocurrió simplemente fue que obtuviste un resultado distinto al planeado pero eso no es fracaso.
¿Qué haces para mejorar esa situación? ¿Llorar sobre la leche derramada? Lo que fue ya pasó y no tiene caso revolverlo sino encarar nuevos senderos. ¿Estudiaste qué fue lo que no salió bien para no volver a repetirlo?
Si pudiste contestar que tu vida va bien, que eres feliz, rico (en todos los sentidos) que tienes buena salud. ¡FELICITACIONES! Es que ves el lado positivo de las cosas, no todo es blanco o negro, hay muchísimos matices de gris.
Para hacer esta nota le hice a varias personas las mismas preguntas que te planteo a ti y verás qué interesantes respuestas obtuve: Silvia, una joven de 25 años expresa que uno dice que tiene buena suerte cuando va por el camino correcto en la vida; que no hay valores absolutos y que cuando analizas qué estás haciendo para lograr lo que deseas, sientes una gran satisfacción si lo vinculas a la buena suerte, pero en definitiva eres tú quién provoca con tus actos esos resultados.
Margarita, mujer muy atractiva de 36 años, dice que la gente, normalmente, está predispuesta a atraer buenos o malos resultados a su vida y que todo depende de lo que esté haciendo y cómo lo haga. Afirma que muchas personas dicen que no saben qué deben hacer por su vida o aseguran que las persigue la mala suerte como una forma de culpar a los demás por los resultados en su vida, sin hacerse cargo de que todo depende de lo que cada uno haga. Dice Margarita que para mucha gente es más fácil decir que hace todo bien pero que tiene mala suerte, que tener que confesar que nunca creyó en el proyecto que se lanzó a hacer o divulgar que para triunfar en lo que deseaba debió dejar por el camino a tres personas malheridas y al final le fue mal.
Marcos, dice que mucha gente cree, en el fondo, que no se merece nada bueno, por lo tanto no intenta arreglar su vida ni hacer nada para obtener lo que desea, porque anticipa un mal resultado. Esto se ve mucho en el tema parejas. La gente, para salir de la casa paterna, para ser independiente, para no estar sola, para decir orgullosas que tienen pareja, muchas veces se casan y luego se quejan porque les va mal, sin darse cuenta que con esas bases raro hubiera sido que les fuera bien.
En cualquier situación que te encuentres o en cualquier lugar que hayas leído estas palabras tú puedes, si quieres, encontrar la llave que te abra las posibilidades de hacer exactamente lo correcto para obtener lo que deseas.
Es una llave que abrirá las puertas del infierno en el que vives, de la prisión en la que te sientas o simplemente te abrirá la puerta para salir a jugar con la vida, en forma tan apasionada o aburrida como tú decidas.
Tu elección es aceptar la llave correcta, la que te sacará de la frustración, la abulia, la envidia, el abandono, para darte todo lo que desees. Todas y por qué no todos los que viven en esos estados negativos es porque nunca han ejercido sus opciones para obtener las mejores cosas de la vida. Son aquellos que consideran la vida como una guerra en la que hay que defenderse permanentemente, los que se levantan dispuestos a sufrir otro día de rutina, con la mente entorpecida y el cuerpo fatigado.
Pero tú ELIGES TOMAR LAS RIENDAS DE TU VIDA, al precio que sea. Eliges levantarte agradeciendo un nuevo día, bendiciendo las cosas que tienes que hacer, las personas que puedes amar y esperando ser feliz.
Basta de vivir obsesionado mirando el reloj, contando los minutos que faltan para irte del trabajo, subirte al ómnibus atestado de gente, mirando el reloj, para no perderte el programa de televisión que seguramente te permitirá vivir una vida ajena, sin compromisos.
Ahora sabes que si eliges la llave correcta, la entrada al millón de buenas posibilidades se abrirá y que si pones todo lo mejor de ti en lograr lo que te propongas, lo harás.
Todo lo que necesitas es no levantarte ni un solo día sin un proyecto, por loco que parezca, que cumplir. Estar dispuesto a correr los riesgos que sean necesarios para lograrlo. Tener en cuenta que es mejor estar en movimiento, aunque al principio no te encamines hacia lo correcto, a estar paralizado por la ignorancia y la desazón.
Has malgastado algunos días de tu vida, pero te tengo una buena noticia: NUNCA ES TARDE, todavía puedes empezar si realmente lo quieres. Todavía puedes darle forma de éxito y felicidad a tu vida. Tus logros serán tan altos como lo sea la fe que tengas en ti mismo.
No pasarás por este mundo más que una vez (por lo menos eso es con lo que cuentas ahora) y cualquier proyecto que tengas, cualquier deseo incontenible y hasta inconfesable, cualquier bondad que puedas expresar hazlo ahora!
NO LO POSTERGUES, TU PUEDES SI QUIERES.