Bienvenidas a La Mujer Online - la Web de todas las Mujeres Hispanas

Menú

INTRODUCCION

Home
Página de Inicio
Recomiéndanos

ACTUALIDAD 

Poesias del Día
Añadir Poesias
La Receta del Día
Añadir Recetas
Horóscopo
Numerologia
Tarot

A TODAS HORAS

Las Dietas
Tu Apellido
Tus Sueños
Medicina
Postales Escritas
Literatura
Horóscopo Chino
Cuentos

Consejos y Trucos

Belleza
Hogar
Niños
Salud
Cocina
Limpieza

SUGERENCIAS

Enviar Articulos
Comentarios
Errores

GUESTBOOK

Ver Guestbook

Firmar Guestbook

LINKS

DeToDoUnPoCo

Coleccionando

La Isla Virtual
WebServicio.com
Somos Amigos
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
Boton Servicio - Tu Intercambio de Botones
 Lista de Novedades
Email:
   
 
Tu Página de Inicio | Explorer Pulsa Aqui

Agregar a Mis Favoritos | Netscape: CTRL +D

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


Gracias a la colaboración de nuestra querida amiga y colaboradora la Dra. Roma Bettoni. podemos ofrecerles esta sección, aqui podreis conocer u poco la salud mental y espiritual para poder lograr un grado de aceptación y bienestar saludable. Si tienes algún artículos que enviarnos no dudes en hacerlo.

LA MUJER ONLINE - SALUD MENTAL Y ESPIRITUAL


CUANDO UNA PUERTA SE CIERRA SE ABRE UNA VENTANA - Parte 2

Cuando una relación afectiva no prospera también es conveniente ponernos manos a la obra para detectar dónde está el error, qué depende de uno y qué de las otras personas. He aquí algunas sugerencias:

1) Hacer un recuento de los errores cometidos, de qué fue lo que hizo uno para que las cosas pasaran así. ¿Quizás faltó seducción? ¿O sobró timidez? ¿Fue mal elegida la persona? ¿No abrimos el corazón como debe ser? ¿Tal vez fuimos demasiado permisivos? Este análisis servirá para corregirlo en la próxima relación.
2) Hacer un recuento tan objetivo como sea posible de lo que uno puso en la relación. Tal vez se deba consultar a una persona de confianza que desde su sinceridad nos pueda ayudar a ver lo que nosotros enamorados no pudimos. A veces tendemos a pensar que nuestra actitud fue perfecta y que la culpa total la tiene el otro, pero realmente todas las culpas en materia de amor son compartidas.
3) Visualizar cómo será la vida afectiva de ahora en más. La clave está en sentir que la solución que nos da el subconsciente nos hace feliz.

La ventana que se abrió en estos dos ejemplos se mantendrá o no abierta según uno lo decida. Una vez tomada la decisión no debe empujarse la puerta tratando de abrirla nuevamente, porque así debe quedar. Se debe creer en nuestra propia fuerza y en las posibilidades, luchar por ellas, aferrarse a los sueños y la ventana se abrirá de par en par.
Se debe observar que el rencor por la puerta que se cerró muchas veces no permite ver la ventana abierta. Mientras esperamos que se abra la ventana debemos estar tranquilos pero no pasivos; es necesario hacer cosas, que aunque intrascendentes, nos mantendrán distraídos, sin pensar en el pasado ni en el rencor. Pueden ser actividades que ayuden: mirar fotos antiguas, cambiar de lugar los muebles de la casa, salir a mirar vidrieras, hacer deporte, jardinería o cualquier actividad creativa manual.
Hace un tiempo una joven, a quien su novio había dejado con todo pronto para casarse, me dijo que ella se distraía mirando su placard con sábanas, manteles, etc que tenía para su apronte. ¡Qué masoquismo! No es este el tipo de actividad que permite ver la ventana abierta. Sería por el contrario regalar a quien lo necesite todo lo guardado y ver la vida con nuevas esperanzas.
¿Estará la puerta cerrada realmente? Hay gente que se deprime con mucha facilidad y frente al primer obstáculo cree que la puerta se cerró con siete candados. Si realmente estamos convencidos del proyecto que tenemos en mente, se deberá abrir la puerta y ponerle un taquito de madera para que no se cierre mientras estudiamos cada detalle del plan para ver en qué se puede mejorar.
Sin embargo, si nuestro interior nos dice que esa puerta está bien cerrada y que así debe ser para nuestro bien, no debe uno obstinarse en abrirla, sino buscar dónde está la ventana.
Aceptar la perspectiva del cambio y no obstinarse es realmente conveniente. La vida nos envía siempre mensajes que por orgullo, ego empecinado no podemos ver. Tomemos este ejemplo de dos mujeres jóvenes y emprendedoras. Dos amigas resolvieron instalar un negocio; el esposo de una de ellas les cedió parte de un local comercial que ya estaba instalado hacía muchos años, pues venía de una tradición familiar. Las dos mujeres hicieron todo lo necesario para abrir su negocio. Cuando se decidieron a mandar abrir una entrada diferente a la del antiguo local se enfrentaron a una tarea que los albañiles no pudieron resolver. En la vereda a la altura de lo que sería la entrada había una piedra de tal tamaño que imposibilitaba cualquier obra normal. Pues basadas en que los obstáculos las engrandecían en lugar de achicarlas y que la piedra "no podría con ellas", llamaron a un picapedrero para que terminara con el obstáculo. El especialista sacó la piedra, el albañil abrió la entrada y todo quedó pronto para que el negocio funcionara. Pues, como se puede suponer, al no oir el mensaje que la vida intentó por todos los medios darles, el negocio fracasó y debieron cerrar a poco menos de un año de haber inaugurado.

Algunas veces se ve uno forzado al cambio por causas que nos son ajenas; otras veces es uno quien toma de iniciativa de cambiar porque no da para más y no se está dispuesto a que todo se venga encima para luego actuar frente a lo irremediable. Muchas veces conviene una digna retirada a tiempo.
Las experiencias debe servirnos para extraer enseñanzas. Sugerencias que ayudan a no deprimirse cuando se cierra una ventana:

1) Proceder a un análisis de la situación, sin sentirse víctima o mártir pues esto sólo empeora la situación. 2) Mantener el sentido del humor. Las cosas salen mejor si se ven con buen humor. Esto hace que el hecho sea menos fuerte y la situación sea menos seria. 3) Actuar siempre. No quedarse paralizado. Todo tiene solución pero hay que buscarla, encontrarla y llevarla a la práctica. La gente no nace positiva o negativa, pesimista u optimista, se hace. Por lo tanto debe vigilarse atentamente la forma en que se toman las cosas. 4) Participar el dolor a alguna persona de confianza. Se dice que el dolor compartido en menos dolor. 5) Pensar en que esto también pasará. Si ya pudimos vencer otras cosas ¿ por qué no ésta? 6) Rodearse de gente positiva que ayude a levantar el ánimo. La miseria humana, el negativismo, la envidia, el mal humor no son buena compañía. No es bueno cerrarse en nuestra casita caracol; se debe circular por lugares positivos para estar alerta a qué ventana se abre. Cuando una puerta se cierra es porque algo mucho mejor vendrá. ¡Alcanza con probar!

Dra. Roma Bettoni. ( romabe@fastlink.com.uy )

<<< Anterior